Aplicación del metodo A.Tomatis - Barcelona - Catalunya - España


 La homeopatia ofrece al terapeuta y al paciente la posibilidad de compartir una sanación , fundamentada en una concepción clara y profunda de la enfermedad y su tratamiento; pero más aún, su Filosofia le propone el reencuentro con la única verdad que hay en él; su esencia espiritual, es decir lo invita a ser.

Ser es volver al principio. Es buscar el camino en uno mismo, es devolverle la eternidad al instante; es encontrarle un sentido a la vida, tan solo por la gracia de estar.
Ser es comprender que no siendo, sepultamos la esperanza del que pudo ser.
Ser es abandonar la cáscara soberbia, la corteza que mantiene oculta detrás de sus manifestaciones sifilíticas y sicócicas, a la verdadera esencia, la que nos reclama a cada instante su necesidad de expresión a través de nosotros-
La homeopatia le ha puesto un nombre a ese reclamo de existencia, lo llama psora, angustia existencial.
La psora es el principio psicobiológico a través del cual el hombre se enfrenta con su drama existencial, único y personal, de separación del todo.
La psora es esa inquieta soledad que asalta al hombre ante cualquier situación limite que lo caree con sus sentimientos más trágicos: el dolor, el abandono, la muerte...el olvido.
La psora es la conciencia del tiempo, la alarma biológica, es la huella imborrable que quedó en nosotros al perder la eternidad. Es el acicate del ser eterno que desde dentro nos conmina a cumplir con la vida.
La psora es el único miasma, la sycosis y la syphilis son la respuesta organizada y cobarde que lleva al hombre, por dos caminos diferentes, a un mismo fin: la muerte, la muerte total, no sólo la biológica que es inexorable. Anestesiar el sentimiento psórico es vivir para la muerte. Aceptarlo , a partir de él, es vivir para la vida; sólo el hombre espiritual logra partir de la psora, mediante el empleo de la única herramienta del yo; la voluntad puesta al servicio de la necesidad de ser, la necesidad de amar.
Es la necesidad de amar el primer acto de amor, es el comienzo del florecimiento en nosotros de un nuevo estado de conciencia, la conciencia de Dios.
Es el reencuentro con nuestro ser intimo, es la fuerza que nos impulsa a actuar libremente por amor a los demás, a sentirnos útiles en el acto dativo del hacer constantemente por el otro, en la infinita cadena de amor que es el universo.
 
El homeopata desde esta filosofia debe ser capaz de exaltar la voluntad de curación y de distinguir, entre la variedad, aquellos sintomas que reflejen el conflicto íntimo, escondido detrás de la actitud externa, y conocer el obstáculo, la causa profunda que ha desarmonizado la fuerza vital del enfermo.
Espai de salut integral  Concell de Cent 383 5e 1a 08009 Barcelona Catalunya (Spain)  
Tel: 93 487 10 44

 
Diseño web