Aplicación del metodo A.Tomatis - Barcelona - Catalunya - España


El desarrollo del shiatsu

Tokujiro Namikoshi, creador de la terapia Namikoshi de shiatsu, nació el 3 de noviembre de 1905 en la Prefectura de Kagawa, en la isla de Shikoku; pero a la edad de siete años, él y toda su familia -su padre Eikichi, su madre Masa, el primogénito Moichi, el segundo hijo Masazo, su hermano menor Haruo, y su hermana mayor Sadaka- se trasladaron del cálido clima del mar interior de Seto a las severas condiciones de la norteña isla japonesa de Hokkaido. El traslado trastomó su modo de vida y conllevó un penoso viaje, especialmente si tenemos en cuenta lo primitivo de los medios de transporte de aquel tiempo. Al día siguiente de haber finalmente llegado al término de su viaje, la madre comenzó repentinamente a quejarse de un dolor en las rodillas. Al principio todos pensaron que sólo era el resultado de tan largo e inhabitual viaje, y no se tomaron en serio sus dolencias; pero conforme el tiempo pasaba, el dolor se hizo mayor y se extendió a sus tobillos, muñecas, codos y hombros, para convertirse en lo que ahora denominamos un polirreumatismo de las articulaciones.

No había ningún doctor en la aldea en que vivían. No había ninguna medicina disponible. Aunque ninguno de los hijos podía tolerar quedarse viendo cómo su madre sufría, todo lo que podían hacer era tumarse acariciando y presionando las partes del cuerpo que le dolían. Quizá el deseo de ayuda de los hijos se transmitió hasta ella, pues poco a poco su madre comenzó a sufrir menos. Al tiempo que la acariciaban y masajeaban, frecuentemente le decía a Tokujiro: "Tus manos son las que mejor sensación me producen." Esta alabanza alentó al muchacho a trabajar más intensamente en el tratamiento de su madre. Aunque ignorante de la fisiología y de la anatomía, sus sensibles manos y dedos advertían diferencias en las condiciones de la piel, el calor y la rigidez; y él ajustaba su presión de acuerdo a estas variaciones. Aunque al principio utilizaba un 80 % de frotamiento por un 20 % de presión, pronto descubrió que invertir los porcentajes resultaba más efectivo. Se concentró en los lugares más rígidos y fríos, y pronto la afección de su madre mejoró. Puesto que había estado presionando a ambos lados de la región media de la espina dorsal, había estado estimulando, sin saberlo, las glándulas suprarrenales para secretar cortisona, la cual cura el reumatismo. Finalmente, consiguió efectuar una cura completa; y este proceso experimental carente de instrucción le desveló los obstinados poderes de auto curación que posee el organismo humano. Había sido capaz de estimular la actividad de dichos poderes, y fue así como nació su sistema de shiatsu.

Tras superar diversas dificultades en su estudio del masaje amma y del masaje occidental, Tokujiro Namikoshi abrió en 1925, en Hokkaido, el Instituto Shiatsu de Terapia. Conforme el tiempo pasaba, algunas de las personas que fueron en busca de tratamiento se convirtieron en estudiantes suyos. En 1933, tras dejar la escuela a cargo de aquéllos, marchó a Tokio para abrir otro instituto de shiatsu, pero comprendió de inmediato que para obtener un amplio reconocimiento de esta técnica requería la cooperación de otras personas. Su devoción a esta tarea dio finalmente por resultado el establecimiento del Instituto Japonés de Shiatsu el 11 de febrero de 1940. La terapia y las conferencias de la escuela obtuvieron un amplio reconocimiento por los inconfundibles efectos del tratamiento shiatsu. En 1955, por vez primera, el shiatsu fue aprobado legalmente, aunque absurdamente sólo como parte del masaje amma. Desde su fundación, el Instituto Japonés de Shiatsu ha entrenado a nuchos especialistas licenciados, y en 1957, bajo el nuevo nombre de Escuela Japonesa de Shiatsu, recibió oficialmente su licencia por parte del ministro de Salud y Biniestar. Es la primera y única escuela del país que imparte educación especializada en esta área. En 1964, el shiatsu fue por fin reconocido como algo distinto e independiente del amma y otras formas de masaje.
En el momento presente, la gente que acaba su entrenamiento de dos años en la Escuela Japonesa de Shiatsu queda cualificada para pasar un examen nacional. Si lo aprueban, se les diploma como especialistas en amma,masaje y shiatsu. Incluyendo a los que estudiaron en la institución cuando todavía tenía su vieja denominación, más de veinte mil especialistas se han diplomado en la escuela Namikoshi.

Características de la terapia shiatsu

El shiatsu se aplica presión manual y digital sobre la piel con el fin de prevenir y curar las enfermedades, estimulando los poderes naturales de recuperación que posee el cuerpo, eliminando los elementos que producen fatiga y promoviendo una buena salud en general. Sus más importantes características son las siguientes:

1.Diagnóstico y terapia combinados. Cada aplicación de la presión shiatsu es un diagnóstico que permite al terapeuta tratar al paciente de acuerdo con las condiciones de su cuerpo. Las manos y dedos del terapeuta entrenado son lo bastantes sensibles para detectar anormalidades en la piel, los músculos, o el calor del cuerpo, advirtiendo las irregularidades y determinando de inmediato el tratamiento básico a seguir.
2.Utilizando sólo las manos y los dedos el shiatsu no requiere la ayuda de artificios mecánicos ni de medicinas.
3.Sin efectos secundarios. Puesto que los puntos a tratar, la presión y la duración de la aplicación se calibran de acuerdo al objetivo, el tratamiento no se ve acompañado de sensaciones desagradables, y no produce efectos secundarios, tales como el dolor muscular.
4.Sin limites de edad. El shiatsu puede utilizarse en personas de todas las edades, desde los niños a los ancianos. En los jóvenes, ayuda a fortalecer el cuerpo; y en los adultos y personas de edad media, impide las enfermedades adultas y el envejecimiento.
5.El shiatsu es un barómetro de la salud. El shiatsu practicado asiduamente ayuda a detectar las irregularidades corporales, impidiendo la acumulación de fatiga y la aparición de enfermedades.
6.Vuelve más profunda la confianza entre paciente y terapeuta. La determinación del terapeuta en curar y la confianza del paciente en la terapia se combinan e interaccionan para incrementar la efectividad del tratamiento.
7.El shiatsu es efectivo porque trata el cuerpo entero. El tratamiento localizado puede tener efectos temporales, pero no puede llevar a su término una cura básica. El único modo de conseguir esto es tratar primero todo el cuerpo y luego las localizaciones que muestran síntomas patológicos, Esto, el modo shiatsu de prácticar la medicina, siempre resulta efectivo.

Espai de salut integral  Concell de Cent 383 5e 1a 08009 Barcelona Catalunya (Spain)  
Tel: 93 487 10 44

 
Diseño web